Sábado 24 de Junio de 2017   |   
   
13 de Diciembre de 2011

Todos estamos en el mismo barco y las olas son grandes

Todos estamos en el mismo barco y las olas son grandes... La solidaridad nos conviene a todos.

En las últimas décadas está aumentando el número de personas interesadas en participar en acciones solidarias. Incluyo en esto a las distintas expresiones organizativas de la sociedad civil (ONGs, fundaciones…) y a lo que generan algunos empresarios que comienzan a poner atención en las tareas y en las estrategias de interés comunitario.

Cuando en una sociedad un número significativo de personas empieza a abordar formas diferentes de hacer lo que hacen (en este caso referimos al hacer productivo) estamos ante los inicios de un cambio del paradigma que organiza ese aspecto de la vida. Ese cambio ha comenzado a caminar, a hacerse práctico. Comienzan a cambiar las prácticas de las personas y también sus deseos y proyectos.

En los primeros años de estos procesos transformadores es más posible enunciar el espíritu que orienta el cambio que actuar en consecuencia. Nuestras acciones son aún débiles, confusas y contradictorias. Aún no tenemos incorporada su práctica. Algunas veces podemos y otras ni la vemos...

Todavía estamos tomados por los viejos paradigmas y nos cuesta obrar desde las nuevas actitudes y valores que proclamamos deseables y que el cambio requiere. Nos es difícil pensar estrategias que atiendan intereses más amplios que la propia economía. También nos resulta dificultoso dejar de actuar en función del reconocimiento y la importancia personal, o pensar con otros sin que nos importe tener razón…

Pero todos recordamos aquello de "…se hace camino al andar…". Con esa expresión Machado dejó señalada a la práctica como fuente de creación en nuestras tareas y en nuestras vidas.

Los primeros pasos

Al inicio muchas de las acciones solidarias fueron respuesta a la situación de desamparo y miseria en que se encuentran amplios sectores por el abandono del estado de su función social. Esta fue la primera situación que movilizó nuestra conciencia y activó el sentimiento solidario.

Creo que en la actualidad la actitud solidaria comienza a trascender ese marco. Hoy la situación social en que nos encontramos no amenaza sólo a los más desprotegidos. La inseguridad, la violencia, el malestar social, la pérdida de códigos éticos y el oscurecimiento del sentido de la vida, empobrecen la existencia de todos nosotros.

Cada día somos más conciente que hay co-pertenencia solidaria de todos a esta crisis estructural de la sociedad en que vivimos. En este estado de las cosas, la solidaridad es una cuestión de hecho que atañe a todos, antes que un deber moral con los necesitados.

Estamos en el mismo barco... es la conciencia de esa comunidad de destinos con todos los otros, lo que genera la intención de actuar solidariamente en cada uno de nosotros, además del deseo puntual de ayudar a los que están más afectados por la coyuntura.

Dicho de otra manera, si somos conscientes de lo que está ocurriendo en el país y en el mundo, realizaremos acciones solidarias para beneficiar a otros, los pobres o necesitados, pero también en función del cuidado de la vida, incluida la nuestra propia.

"Se hace camino al andar…" y el andar crea caminos

La confusión y la crisis en que hoy se encuentran los sectores dirigentes mundiales, tanto en lo económico como en lo político, sugieren el final de un tipo de liderazgos y abre expectativas por la aparición de nuevos actores en el escenario.

El proceso en el que se generan las fuerzas para traspasar la crisis es múltiple, muy complejo y enmarañado. Hasta ahora ocurre como acciones poco coordinadas entre sí. Sin embargo todas se entrelazan en tanto son acciones que se orientan a la construcción de una nueva manera de ser y de hacer las cosas. Pequeños brotes de lo nuevo aparecen en la experiencia de cada uno y en la convivencia social de todos.

Son actores principales de ese proceso desde quienes organizan comedores populares hasta los pensadores de la filosofía quántica y los que defienden el cuidado del medio ambiente... hasta las pequeñas e infinitas acciones de cada uno de nosotros… que cada día somos más.

Los ámbitos más organizados en los que parece estar generándose una nueva conciencia son las organizaciones de la sociedad civil y las acciones de responsabilidad comunitaria que comienzan a atender algunas empresas. Son hoy por hoy, los espacios que cuentan con más posibilidades organizacionales para cultivar lo nuevo. Esto es así porque cuentan con la llave principal del aprendizaje: su práctica concreta, organizada en proyectos que se orientan por el cuidado de la vid y el bienestar de las personas.

El acuerdo que subyace: CUIDAR LA VIDA y el bienestar de las personas

Quizás esta sea la más escueta síntesis del espíritu que orienta este conjunto aún inorgánico: Cuidar la vida, la propia, la de otros y la de todos. Cuidar la vida misma. Eso es lo que está ocurriendo, con debilidades, con contradicciones… y que aún tiene forma de un laberinto de salida desconocida.

En mi propia experiencia he aprendido que en el grado en que orienté mis acciones en el cuidado de la vida, se fue generando mayor intensidad y felicidad en mi experiencia. Que mis acciones me hicieron crecer en mi capacidad para hacerlo de maneras cada vez más potente y creadora. Que cometí errores y tuve aciertos y que ambos me ayudaron a ver por donde seguir.

Así es siempre el comienzo de lo nuevo: precario, variopinto, múltiple, a veces confuso y contradictorio… Así han ocurrido todos los cambios evolutivos de la humanidad. Su perfil y su potencia se van gestando en el grado en que con nuestras prácticas vayamos siendo cada vez más hábiles para crear caminos con un nuevo horizonte.

Para eso se hace también necesario que parezcan proyectos y estrategias que pongan su mira en las cuestiones claves implicadas en este cambio evolutivo que vivimos. Acciones que ayuden a gestar formas de ser y hacer que apunten más allá de las necesidades concretas, y nos ayuden a avanzar en el objetivo general compartido: cuidar la vida.

(*) Leopoldo Kohon es iniciador en nuestro país de la Filosofía Práctica, a la que eligió denominar en un tono más participativo: "Pensar la vida". Comenzó esta actividad en 1984, luego de años de investigar en las temáticas filosóficas y éticas implicadas en la existencia de las personas. Los cambios culturales de las últimas décadas no son sencillos de transitar y menos aún lo es cambiar nuestras maneras de vivir para aprovechar las posibilidades de enriquecer nuestra experiencia. Esto es lo que Kohon se propone hacer más posible a quienes lo consultan. Su metodología de trabajo hace eje en la conversación reflexiva y apunta a gestar estrategias e idear acciones que posibiliten grados mayores de calidad de vida y de felicidad. Los temas que se abordan son los que nos interrogan a cada uno en los distintos ordenes de la experiencia: el amor, el trabajo, la familia, los hijos, el tiempo, el dinero… Kohon publicó tres libros, "Juego Propio" (ed. Planeta l993), "Pasión de Vivir" (ed. Biblos 1998) y “Elogio de la Crisis”, actualmente disponible en www.pensarlavida.com.ar

Comentarios de lectores (2)
  • 16.12.2011 | Ruben
    El paradigma de lo social se podria pensar que paso y pasa por dos corrientes de intereses colectivos humanos, según la visión de quien escribe este comentario, a saber: a los inductivos ó b los conductivos.- Ambos intereses estuvieron sostenidos siempre, por pensamientos suprainteligentes egocentricos con abstracción del individuo común, que en un plano subyacente le ofrecia a éste último alcanzar la tierra prometida, con la evolución de sus posteriores generaciones, en aras de privilegiar y potenciar la coección del grupo que siguiese esos pensamientos conservacionistas .- Asi pareceria obraron las primeras etnias que se asociaron, diseminadas en distintos lugares geográficos del planeta tierra, según versan los estudios paleontologicos realizados en toda la orbita del mismo, en las denominadas tribus o clanes y que habrian evolucionado con sus distintos matices, en la citada dirección.- O sea desde la asociación de lo primeros conjuntos de individuos de igual etnia, que se habrian organizado supuestamente privilegiando los principios estrategicos de supervivencia en común primero, sobre todo otro principio individual distinto del pensamiento egocentrico que los habría aglutinado.- De lo dicho en el anterior párrafo, se podría aseverar que sin importar las etnias, se generaron mandatos en lo social en cada una de ellas, para preservar las piedras basamentales que dieron origen mucho mas tarde, manteniendo dichos principios, a los distintos tipos de organizaciones que los historiadores supieron recopilar e informarnos hoy día existieron y existen.- Sin embargo como bien se intenta decir en el articulo, dichas organizaciones que hasta hoy se llaman naciones o estado, han evolucionado complejamente y aun dentro de ellas se perciben estados sobre estados, generados siempre con la visión del pensamiento egocentrico y los mandatos que de generación en generación se fueron trasladando en el tiempo en los distintos estratos sociales de esas organizaciones En los distintos tipos de etnias, que lograron asociarse así, mas luego cuando cada uno de esos conjuntos con la resolución de lo elemental para la vida, pasaron luego de muchas luchas corriendo sangre y sudor al estado de confort del pasado último siglo y en el presente al de alta tecnologia se podria asimilar que ya dentro de la tierra prometida aquellas organizaciones de individuos, que en forma corporativa asi, hoy día lo lograron.- Dichos logros bien habidos, bien justificados y soportados por las sociedades de alta gama, contrastan con los de baja gama y entonces desde lo pragmatico surgen liderazgos para intnetar equilibrar ambas situaciones.- Ete aquí entonces que desde los elevados extractos sociales con alto potencial intelectual en el mundo, hoy día por el principio de interes inductivo o colectivo, se persiste en los mandatos egocentricos primogenitos de otrora sin ver que ese es el paradigma por decifrar para cuidar la vida o el medio ambiente o en definitiva la preservación del planeta tierra a ojos del ser humano.- Si el principio original en los albores de lo que se da en llamar la hunmanidad, priveligio el de la conservación egocentrica, a ese resultado hoy habria llegado la humanidad por el concepto de la económia para asi alcanzarlo, entonces EL DILEMA de hoy son las DEMASIAS que contrastan con dichos mandatos y principios, exuberante sin poderlas enmascarar por que son moneda corriente en en cualquier habitado y poblado de seres humanos.- Si existio una lógica esa lógica podria que ya no exista, la realidad nos muestra descarnadamente, cuan rápido se tendra que cambiar de paradigma desterrando los mandatos primogenitos de la humanidad, pues sino será muy díficil sustentar la vida de todo el planeta, al menos como lo conocemos con la visión humana que hasta hoy nos caracteriza.- Saluda atte., Ruben
  • 15.12.2011 | Mariano Rodriguez
    muy buena nota. tambien motor del cambio del paradigma son las redes sociales. que de alguna manera dieron vuelta el proceso de comunicacion de medios. Antes los medios eran grandes formadores de opinion. Hoy las redes sociales provocan en la gente un sentido comun social muy importante. Hoy el liderazgo tiene que estar orientado a los procesos de bien comun o en la gente .La participacion de la gente en situaciones solidarias ha mostrado un gran crecimiento gracias a las redes sociales. Estamos viendo de alguna manera cierta naturaleza humana como proceso de evolucion y en buscar cada dia cuidar mas la vida. Estamos en la previa de cambios sociales muy importantes y positivos.
ENVIANOS TUS COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTA: 
Términos de Participación: los comentarios de terceros son de exclusiva responsabilidad de quien los emite, y no de CEOS FORUM. CEOS FORUM se reserva el derecho de elimiar aquellos comentarios contrarios a las leyes de la República Argentina.
Nombre:


E-mail:



(Ingrese el código que figura en la imagen)
Comentario:


 Acepto los términos y condiciones

Desarrollado por Tekmerion